Sermon, 19 de Marzo

Tema: El Gozo de la Salvacion del Alma 

Hechos 3: 1-9

Curación de un cojo

Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna.Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos.Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo.Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios.

Salmo 100:4 

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.

Salmos 51:12 

12 Vuélveme el gozo de tu salvación,
Y espíritu noble me sustente.

Salmos 33:1-3 

1 Alegraos, oh justos, en Jehová; En los íntegros es hermosa la alabanza.Aclamad a Jehová con arpa;Cantadle con salterio y decacordio.Cantadle cántico nuevo;Hacedlo bien, tañendo con júbilo.

Lucas 17:14-16 

14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.